VIBORERA, LA PLANTA DEL ANTÍDOTO

Texto y foto: Francisco J. Vázquez | Publicado: 30 de mayo de 2024.

Paseando por la Fortaleza de Moya encontramos gran variedad de plantas que por motivos diversos arraigaron entre sus piedras con el paso del tiempo y siempre acompañando a sus pobladores, ya que curiosamente la gran mayoría de ellas tienen un propósito concreto allí. De ellas es la de la imagen probablemente la más conocida y, sin duda, una de las más útiles.

Aunque su nombre científico sea Echium plantagineum esta planta es conocida popularmente como viborera o viperina. No hay que ser muy espabilado para saber que estos apelativos están relacionados con el uso que antaño se le daba a la misma pues de ella se elabora el antídoto ante las picaduras de serpientes que, afortunadamente, no son excesivamente peligrosas en la Península.

Si bien hay quien como con el cerdo la utilizaba entera (se llegaban a hacer brebajes probablemente asquerosos con la totalidad de la planta), la manera correcta de usarla era recogiendo las hojas de sus flores, echarlas en un mortero y machacarlas hasta conseguir una masa medianamente espesa. Esta especie de cataplasma se aplicaba sobre el mordisco y calmaba no sólo gran parte del dolor, sino que impedía que se propagase infección y, especialmente, bajaba la inflamación. Evidentemente no era un "antídoto" tal y como lo asociamos hoy día, pero siendo un remedio que mejoraba enormemente los síntomas de semejante incidente se convirtió pronto en uno de los mejores y más comunes remedios que utilizar en caso de encontrarse de frente con una víbora juguetona.

Una vez que descubres esta planta te das cuenta que es una planta muy común no sólo en la provincia de Cuenca, sino en la propia Península Ibérica. Suele surgir al borde de los caminos y en cantidades importantes, no teniendo prioridad en hacerlo al borde del mar o en lo alto de un risco, en mitad de un campo o entre las hendiduras de las piedras 

Pero ¿cuáles son sus características físicas identificables? Fácil: crecen en los meses estivales, sus flores tienen una tonalidad violeta que puede en algunos casos ser azulada intensa. Crecen en tallos largos independientes a lo largo de los cuales parece que "se enroscan" (como las serpientes). En la mayoría de los casos, una vez adulta y en todo su esplendor aparecen una serie de manchas negras que parecen, también, ser partes de un oficidio. 

©2023-2024 Cuencadesconocida.es.

Plaza Palacio del Marqués 13, 16300 Cañete (Cuenca)

Móvil: +34 652276322 - E-mail: contacto@cuencadesconocida.es

 

¿QUIERES SER PATROCINADOR? ¡ENTRA AQUÍ!

Necesitamos su consentimiento para cargar las traducciones

Utilizamos un servicio de terceros para traducir el contenido del sitio web que puede recopilar datos sobre su actividad. Por favor revise los detalles en la política de privacidad y acepte el servicio para ver las traducciones.